fbpx

Seguramente hayas escuchado el término “Open House” antes, pero ¿de qué se trata y qué problema viene a resolver esta técnica inmobiliaria?

El término “Open House” , “Puertas abiertas” o “Casa abierta” en español, se utiliza para referirse a la exhibición libre de un inmueble a posibles compradores, en el cual dicho bien raíz se encuentra disponible para visita sin cita previa dentro de un horario especificado por los vendedores.

Durante un Open House, los interesados acuden al inmueble, entran y se pasean por ella libremente, siempre contando con la presencia de personal que puede asistirles  en caso de tener dudas o requerir mayor información.

Esta estrategia, beneficiosa tanto para los vendedores como para los posibles compradores, viene a solucionar el problema de disponibilidad cliente-propietario, de modo que cada uno puede hacer un mejor uso del tiempo. Por su parte el vendedor concerta un horario para mostrar el inmueble a la mayor cantidad de clientes posible, mientras que por su parte el cliente elige el momento más adecuado para la visita de acuerdo con su disponibilidad, sin compromiso alguno.

Dentro de las ventajas que representa un Open House para los clientes se encuentran:

  • Flexibilidad de tiempo:

Como no es necesario concertar una cita, el cliente tiene mayor flexibilidad con el horario en que desea visitar el inmueble.

  • Buen ambiente y atenciones.

En muchos casos los propietarios optan por agradar a sus clientes ofreciendo un ambiente cálido con música, brindis y atenciones de primera. El inmueble es acondicionado y preparado para recibir a los potenciales clientes.

  • Precios competitivos

Debido a la alta cantidad de personas que se dan cita en un Open House, los propietarios aprovechan para ofrecer ofertas especiales y precios altamente competitivos.